Tal vez los años transformen nuestras ideas, nuestros cuerpos. Sin embargo, en lo más auténtico del ser queda, quizá, la esencia. Esta es una oportunidad para reencontrarnos con esa persona que nos acompaña en la vida.